Chistes largos

  • Chistes geniales – Comprar pan.


    ESPOSA envía un mensaje al MARIDO:
    – ESPOSA: Cariño, por favor no olvides comprar pan cuando regreses del trabajo y antes de que me olvide … Tu novia Fátima está aquí, te envía saludos.
    – MARIDO: ¿Quién es Fátima?
    -ESPOSA: Nadie, solo quería que respondieras, para tener la confirmación de que viste mi mensaje.

    – MARIDO: Ah, me sorprendió, porque justo ahora estoy con Fátima, ¡creí que me habías visto!
    – ESPOSA: ¿QUE? ¿DÓNDE ESTAS?
    – MARIDO: ¡En la panadería cerca de casa!
    – ESPOSA: ¡voy para allá ahora mismo!

    Después de 5 minutos, su esposa envía un mensaje:

    – Estoy en la panadería, ¿Dónde estás?
    – MARIDO: Estoy en el trabajo. ¡Ahora qué estás en la panadería, compra el pan y vete a casa!
    Te amo, besitos…

    Seguir leyendo →

  • Chistes de Jaimito – Llegando a las puertas del cielo

    Estaba San Pedro en la puerta del cielo en lo que de repente tocan a la puerta y cuando sale San Pedro no hay nadie.

    Pasa un rato en lo que vuelven a tocar la puerta y nuevamente no hay nadie.

    En eso San Pedro se dice a si mismo

    San Pedro: cuando vuelvan a tocar a la puerta voy a agarrarle la mano al que toque.

    Pasa un rato y vuelven a tocar la puerta y cuando San Pedro abre la puerta le toma de inmediato la mano al que tocaba y se encuentra a Jaimito y le dice: 

    San Pedro: ¿Por qué andas tocando la puerta y te escapas?

    Jaimito: No me digas a mi, dile al doctor que me anda reanimando con el desfibrilador.

    Seguir leyendo →

  • Chistes geniales – Una abuelita conversando con San Pedro

    – Una anciana muere y llega al Cielo. 

    En las puertas del cielo se encuentra con San Pedro, y se ponen a conversar.

    De repente se escuchan unos gritos espeluznantes.

    – No te preocupes por eso -le dice San Pedro-.

    Es sólo que le están haciendo los huecos en la espalda a alguien para ponerle las alas.

    La viejecita se pone un poco nerviosa con esto, pero continúa conversando.

    Diez minutos más tarde, se escuchan nuevos y escalofriantes gritos.

    – ¡Pero, Dios mío! -exclama la anciana- ¿Y ahora qué está sucediendo?

    – No hay nada de qué preocuparse -le contesta San Pedro-.

    Lo que pasa es que están haciendo las perforaciones que se necesitan en la cabeza para instalar las aureolas.

    – Ah, no, eso sí que no -dice la viejecita- ¡No soy capaz de resistir todo esto!.

    Mejor me voy al infierno.

    – ¡Pero no puedes hacer eso! -le dice el Portero Celestial-

    ¡No te puedes ir al infierno!. ¡Allí abusarán de ti y te violarán!

    – ¡No importa, para eso ya tengo los huecos hechos!

    Seguir leyendo →

  • Tres hombres llegan simultáneamente a las puertas del cielo.


    San Pedro sale y les dice:

    – Tenemos malas noticias para dos de ustedes. Por problemas en nuestra área de admisiones, solo puedo dejar entrar a uno de los tres esta semana. Los otros dos bajarán al infierno a sufrir atroces torturas durante unos días. Lamentablemente no puedo hacer otra cosa.
     

    San Pedro continuó explicando:
    – La persona que cuente la mejor historia de como murió será la que pueda entrar en el cielo hoy”.


    Los tres hombres asintieron. San Pedro los hace pasar de uno en uno a su oficina, para que los otros no escuchasen la historia y mejorasen la suya con algun “adorno”…


    El primer hombre pasó y empezó a relatar:
    – “Yo sabía que mi mujer me estaba engañando, así que intenté llegar a media mañana a casa. Subí los 25 pisos del edificio por la escalera, para no hacer ruido con el ascensor, abrí la puerta de mi apartamento y allí estaba ella, la muy desgraciada, totalmente sin ropa en el suelo… 
     

    Sabía que la había agarrado. Corrí por todo el apartamento en busca de su amante; arriba, abajo, debajo de la cama, en todos los armarios…? NADA! Estaba a punto de pedirle disculpas por ser tan mal pensado y mientras ella me decía que siempre hacía gimnasia desnuda, oí unos ruidos en la ventana… Scratch, scratch, scratch…!!! 

    Abrí la ventana y allí estaba el tipo, colgando de la cornisa. Tomé mi bate de beisbol y le di en la cabeza. Vi como se caía, pero tuvo suerte y aterrizó en un montón de maleza. Se estaba moviendo! 


    Desesperado porque se me escapaba, agarré la nevera y la llevé hasta la ventana. Con gran esfuerzo la pude poner encima de la cornisa y, al empujarla, se me enganchó la camisa, por lo que caí con la nevera y encontré mi muerte. 
    Al menos estoy feliz porque aniquilé al amante de mi esposa…”
     


    San Pedro no podía imaginarse historia más increible cuando hizo pasar al segundo hombre:


    “Bueno, soy un limpiador de ventanas. Yo estaba haciendo tranquilamente mi trabajo en un piso alto cuando una de las cuerdas repentinamente se rompió. Me agarré de la plataforma pero me fueron resbalando las manos hasta que caí al vacío. Levanté las manos pensando en mi muerte y esperando que Dios me recogiera. 


    Afortunadamente logré agarrarme de una de las cornisas del edificio. Me había salvado! 
    Estaba dando gracias a Dios e intentando que la gente que estaba dentro del edificio me salvara definitivamente. Empecé a rascar en la ventana cuando un hombre la abrió y me pegó un tremendo golpe con un bate de beisbol!!!. 


    Caí al vacío otra vez, maldiciendo a esa mala persona cuando mi angel de la guarda me permitió seguir viviendo, poniendo un monton de maleza justo bajo mi caída. 
    Cuando conseguí abrir los ojos para agradecer a Dios tanta fortuna, una nevera estaba cayendo encima mio!. Sin duda era mi destino y asi encontré la muerte”.
     


    San Pedro estaba estupefacto. Hizo pasar al último hombre y le dice:

    “Hijo, mas vale que tengas una muy buena historia porque las dos anteriores… Son increíbles!!”
     

    Así, el último hombre lo miró y comenzó…
    “OK, para hacerlo breve, lo que voy a contarte empieza así: Yo estaba sin ropa, escondido en una nevera….”

    Seguir leyendo →

  • El toro y los ganaderos – Chistes geniales

    Don Juan tenía un TORO REPRODUCTOR, el mejor toro de la región, ese toro era su único patrimonio.

    Los ganaderos locales descubrieron que el toro era el mejor reproductor de la zona, comenzaron a ALQUILARLO para cruzar sus vacas, comprobando que de ese cruce, salían los mejores terneros y el toro se convirtió en la única y principal fuente de ingresos del campesino.

    Además el TORO era rendidor y rápido, no perdonaba a ninguna vaca que le pasara cerca, y parecía que nunca se cansaría de engendrar.

    Un día, los ganaderos se reunieron y decidieron comprar el toro para no depender más de don Juan.

    Un representante fue y le dijo:

    –Ponle precio a tu toro, que te lo vamos a comprar.

    El campesino, que no quería perder su fuente de ingresos, pidió una cifra muy alta para que fuera rechazada.

    Los ganaderos se quejaron al Alcalde por el precio del animal, y este, sensibilizado con el problema, compró el toro con fondos municipales, registrándolo como PATRIMONIO MUNICIPAL y poniéndolo al servicio de toda la comunidad.

    El día de la inauguración de los servicios, los ganaderos trajeron sus vacas para que el toro las preñara.

    Le pusieron la primera, y nada.

    –Debe ser la vaca – dijo uno – es muy flaca.

    Le trajeron una gran campeona Holandesa, el toro la olfateó, y ¡¡nada!!

    Le pasaron el rodeo entero, pero ¡El toro ni se inmutó!

    El Alcalde, furioso, llamó al exdueño y lo increpó a solucionar el problema…

    Se había gastado el dinero de los contribuyentes y no quería pensar que todo fuera una estafa más.

    Don Juan se acercó al toro y le habló al oído:

    – ¿Qué hacés hermano Toro?¿No quieres trabajar más?

    El Toro lo miró largamente… Y con mucha pereza le respondió:

    ¿PERO CÓMO QUIERES QUE TRABAJE? NO VES QUE AHORA SOY FUNCIONARIO PÚBLICO.

    Seguir leyendo →

  • Las bajas calificaciones de Jaimito


    El profesor repartiendo las notas:
    – Luisito un diez.
    – Pedrito un ocho.
    – Juanito un seis.
    – Jaimito un cero.
    – Oiga profesor, ¿Y por qué a mí un cero?
    – Porque has copiado el examen de Pedrito.
    – ¿Y usted cómo lo sabe?
    – Porque las cuatro primeras preguntas, están iguales, y en la última pregunta Pedrito respondió: “Esa, no me la sé” y tu has puesto: “Yo tampoco”.

    Seguir leyendo →

  • El ciempiés que habla – Chistes geniales


    Llega un señor a una tienda de mascotas muy preocupado y le dice el vendedor:
    ¿Qué necesita señor?
    El otro contesta:
    Quiero algo especial, algo que ni yo pueda creer.
    El vendedor le dice:
    Ya sé, y le vende un ciempiés que habla.
    El señor llega a su casa y le dice al ciempiés:
    Ve a la tienda, y tráeme leche y pan.
    Sí señor, contesta el ciempiés y se va.
    El señor espera y espera al ciempiés, pasan horas, hasta que se asoma pensando lo peor y el ciempiés está sentado en el escalón y el señor muy enojado le dice:
    ¿Qué haces aquí todavía?
    Discúlpame, le dice el ciempiés, pero es que todavía no termino de atarme los zapatos.

    Anuncio en el periódico

    Chistes geniales – Anuncio en el periódico -Juan, ¡he perdido… Leer más »

    ¿Cuál es el colmo de una gallina?

    ¿Cuál es el colmo de una gallina? Pedir lapicero teniendo… Leer más »

    La gallina llega borracha a su casa

    La gallina llega borracha a su casa y el gallo… Leer más »

    Seguir leyendo →

  • El codicioso y Dios – Chistes geniales


    Un codicioso estaba hablando con Dios y le pregunta:
    – Dios, ¿cuánto es para ti un segundo?
    Y Dios le contesta:
    – Mil años.
    – ¿Y un centavo?
    – Mil pesos.
    Luego el codicioso le responde:
    – Entonces, regálame un centavo.
    – ¡Espérame un segundo!

    Chistes relacionados

    Seguir leyendo →

  • La llegada de un curita al cielo y el encuentro con San pedro – Chistes geniales


    Estaba San Pedro recibiendo a las almitas que llegaban al cielo, cuando llega un curita. San Pedro le indica:

    Esta casita y este pequeño automóvil serán tuyos, hijo.
    El sacerdote se retira a hacer fila en la ventanilla de Entrega de Títulos de Propiedad.
    En eso, nota que llega un tipo y conversa con San Pedro.
    El santo sonríe mucho, lo abraza, le da unas indicaciones, y el tipo se dirige muy contento a la fila. El curita, extrañado de tanta alegría, le pregunta al recién llegado:

    ¿Por qué tanta alegría, amigo?

    Es que me entregaron una mansión y una limousine.
    Indignado, el sacerdote se dirige donde San Pedro, y le pregunta:

    San Pedro, ¿por qué le dio todo eso a ese tipo? ¿Yo creí que en el Cielo no había favoritismos? ¿Yo fui sacerdote? ¿Y él? San Pedro le contesta:

    Verás, hijo, el era abogado.
    ¡Y cómo no vamos a estar felices si es la primera vez que llega uno!

    Seguir leyendo →

  • Dos presos condenados a muerte – Chistes geniales

    Se trata de dos presos que están condenados a muerte.
    Viene el primero y el guardia le dice:
    ¿En qué prefieres morir, en la silla eléctrica o en la cámara de gas?
    Y el muchacho le dice:
    En la silla eléctrica.
    Lo sientan y le conectan todo y le dan al interruptor 2 veces y no funciona. Como tuvo suerte El guardia lo deja libre y el muchacho le susurra al otro preso al pasar:
    ¡La silla está mala!
    El guardia pasa al otro preso y le pregunta lo mismo a lo que el segundo preso responde:
    La cámara de gas porque, la silla está mala.

    Seguir leyendo →

Facebook Comentarios