Chistes largos

  • El codicioso y Dios – Chistes geniales


    Un codicioso estaba hablando con Dios y le pregunta:
    – Dios, ¿cuánto es para ti un segundo?
    Y Dios le contesta:
    – Mil años.
    – ¿Y un centavo?
    – Mil pesos.
    Luego el codicioso le responde:
    – Entonces, regálame un centavo.
    – ¡Espérame un segundo!

    Chistes relacionados

    Seguir leyendo →

  • La llegada de un curita al cielo y el encuentro con San pedro – Chistes geniales


    Estaba San Pedro recibiendo a las almitas que llegaban al cielo, cuando llega un curita. San Pedro le indica:

    Esta casita y este pequeño automóvil serán tuyos, hijo.
    El sacerdote se retira a hacer fila en la ventanilla de Entrega de Títulos de Propiedad.
    En eso, nota que llega un tipo y conversa con San Pedro.
    El santo sonríe mucho, lo abraza, le da unas indicaciones, y el tipo se dirige muy contento a la fila. El curita, extrañado de tanta alegría, le pregunta al recién llegado:

    ¿Por qué tanta alegría, amigo?

    Es que me entregaron una mansión y una limousine.
    Indignado, el sacerdote se dirige donde San Pedro, y le pregunta:

    San Pedro, ¿por qué le dio todo eso a ese tipo? ¿Yo creí que en el Cielo no había favoritismos? ¿Yo fui sacerdote? ¿Y él? San Pedro le contesta:

    Verás, hijo, el era abogado.
    ¡Y cómo no vamos a estar felices si es la primera vez que llega uno!

    Seguir leyendo →

  • Dos presos condenados a muerte – Chistes geniales

    Se trata de dos presos que están condenados a muerte.
    Viene el primero y el guardia le dice:
    ¿En qué prefieres morir, en la silla eléctrica o en la cámara de gas?
    Y el muchacho le dice:
    En la silla eléctrica.
    Lo sientan y le conectan todo y le dan al interruptor 2 veces y no funciona. Como tuvo suerte El guardia lo deja libre y el muchacho le susurra al otro preso al pasar:
    ¡La silla está mala!
    El guardia pasa al otro preso y le pregunta lo mismo a lo que el segundo preso responde:
    La cámara de gas porque, la silla está mala.

    Seguir leyendo →

  • Un ladrón a la media noche se mete en una casa a robar – Chistes geniales

    Un ladrón a la media noche se mete en una casa a robar. Entra por una ventana, y cuando está adentro en la oscuridad oye una voz que dice:

    ¡Jesús te está mirando!

    Entonces, el ladrón se asusta y se detiene. Luego como ve que no ocurre nada continúa. Y de nuevo la voz le dice:

    ¡Jesús te está mirando!

    El ladrón asustado prende la luz y ve que la voz venía de un loro que estaba en una jaula, y el ladrón le dice:

    ¡Ahhh que susto me diste! ¿Cómo te llamas lorito?

    Y el loro le responde:

    Me llamo Pedro.

    Pedro es un nombre extraño para un loro.

    Y el loro le contesta:

    Más extraño es el nombre Jesús para un Doberman.

    Seguir leyendo →

  • Voy en el autobús sentado junto a una mujer joven y su bebé – Chistes geniales

    Voy en el autobús sentado junto a una mujer joven y su bebé; de repente el niño comienza a llorar, ella saca su s*no (calculo un 30C) y el bebé no lo quiere, a lo que ella le dice:

    • Si no lo quieres, se lo voy a dar al señor…
      El niño sigue en lo mismo, lo agarra un poquito y lo suelta, ella vuelve y le dice:
    • Si no quieres, se lo voy a dar al señor…
      Yo sigo muy atento ese diálogo por largo rato, hasta que por fin no puedo más y le dije:
    • Mire señora, dígale al bebé que se decida, si lo va a querer o no, porque yo hace como media hora tenía que bajarme.!!
    Seguir leyendo →

  • Las Loras groseras


    Chistes geniales

    Una señora va a la iglesia a confesarse y aprovecha de hablar con el cura y le dice:

    Padre tengo dos loritas que lo único que dicen es:

    ¡Somos de la vida alegre y queremos gozar!

    Me da una vergüenza cuando van visitas a mi casa y las loras lo único que dicen son esas palabrotas.

    El padre le dice:

    No se preocupe, tráigame a las dos loras que yo tengo dos loritos los cuales están muy bien educados, rezan y leen la Biblia, lo más probable es que los loros les enseñen cosas buenas.

    La señora le dice:

    Muy buena idea.

    Al otro día llega la señora con las loritas y el cura le dice:

    Démelas.

    Las metió en la jaula con los loros que estaban rezando y las loras diciendo, somos de la vida alegre y queremos gozar, en eso se levanta uno de los loros y le dice al hermano:

    ¡Deja esa Biblia y el rosario que nuestros rezos dieron resultados!

    Seguir leyendo →

  • Un hombre llegó al cielo pero no aparece en el listado de los buenos y le tocó pasar al infierno


    Un hombre va al cielo y le preguntan:

    ¿Nombre y apellidos?

    Manolo Gutiérrez.

    Vaya por Dios, no me aparece en pantalla.

    Pero, ¿Y eso?, si yo he sido muy bueno, muy bueno.

    Pues no sé, va a tener usted que pasar por el infierno.

    Pero, no puede ser, si yo…

    Nada, nada, ya le digo que su nombre no aparece en la pantalla, y por favor no nos interrumpa que tenemos mucho lío.

    Llega al infierno:

    ¿Nombre y apellidos?

    Manolo Gutiérrez.

    Uhm, no aparece en pantalla, va tener usted que pasar por el purgatorio.

    Pero oiga, ¿Qué dice?

    Sí, sí y además no me entretenga, ¿No ve que estoy ocupado?

    Llega al purgatorio.

    ¿Nombre y apellidos?

    Manolo Gutiérrez.

    No, no parece en pantalla, tiene usted que reencarnarse. Puede elegir entre un rinoceronte del Congo o una gallina andaluza.

    Pero…

    Ni pero ni leches, a reencarnarse ya mismo.

    De repente Manolo que aparece en una granja (convertido en gallina) entre otras dos gallinas.

    Esto, ¿También reencarnación?

    Sí, ¿Y aquí, qué hay que hacer?

    Pues poner huevos.

    ¿Y eso?

    Sino te pasan a la sala de despiece.

    ¿Y cómo ponen huevos?, yo no he puesto huevos en mi vida.

    Apretando.

    ¿Apretando?

    Sí, sí, sí, aprieta.

    Gghrmhnrrrmeegrnmnmgreggmmh…

    ¡Manolo! ¡Manolo! ¡Despierta qué te estás cagando!

    Seguir leyendo →

  • El regalo de Navidad

        Chiste de Jaimito – El regalo de Navidad

    Eran épocas navideñas y Jaimito quería regalarle una mascota nueva a su hijo ya que tenía tiempo pidiendo una, al entrar a la tienda el encargado le dice:

    – Señor de la tienda: Lo siento joven pero la tienda está cerrada es época navideña y todo es una locura ya no tengo nada que venderle.

    – Jaimito: Que no me puede hacer esto, el día de ayer vino Santa a la ciudad y mi hijo le pidió una mascota nueva así que tengo que conseguir una.

    – Señor de la tienda: Enserio fue lo único que pidió, demonios está bien, está bien tengo un loro que tengo que regresar al proveedor porque tiene un pequeño defecto si le interesa se lo vendo.

    – Jaimito: Enserio aria eso por mí, pero ¿cuál es el defecto?

    – Señor de la tienda: Pues no tiene patas.

    – Jaimito: ¡Qué! ¿Cómo que no tiene patas? No puedo comprar un loro que no se puede poner en el palo o la percha o como se llame.

    – Señor de la tienda: A por eso no se preocupe el loro usa su miembro para sostenerse lo enrolla en el palo y queda colgado de cabeza, lo regreso, al proveedor porque nadie quiere comprar algo así.

    – Jaimito: Bueno me lo llevo mientras respire el animal, lo que quiero es salir del paso.

    Como Jaimito iba a salir de la ciudad, llevo al loro a casa y lo dejo en su jaula, para sorprender a su familia, y como había dicho el vendedor, el loro se pescó del poste con su miembro y quedó de cabeza, antes de salir de la casa, Jaimito se acerca al loro.

    -Jaimito: Bueno pequeño amigo bienvenido a tu nuevo hogar, me retiro a trabajar regreso mañana por la tarde, me imagino que mi mujer llegara más o menos a la misma hora que yo, pórtate bien.

    Jaimito se retiró del apartamento, al día siguiente Jaimito regresa temprano a casa a saludar al loro.

    -Jaimito: Hola pequeño amigo cancelaron algunas juntas y regresé antes de lo planeado, ¿Cómo estás?

    -Loro: Me encuentro bien, ya conocí a tu mujer, es bien linda.

    -Jaimito: ¡Qué! ¿Mi esposa estuvo aquí? Eso no es posible se supone que ella iba a venir más tarde ¿qué vino a hacer mientras estuvo aquí?

    -Loro: Bueno pues, vino con un tipo y se quedó con ella y creo que se pusieron a tomar dulce de leche.

    -Jaimito: Y luego ¿qué pasó?

    -Loro: Empezó a besar a tu mujer.

    -Jaimito: ¡Qué! y ¿después?

    -Loro: Empezó a tocarla por todo el cuerpo.

    -Jaimito: Hijos de madre, me las van a pagar, ¿qué pasó después?

    -Loro: La empezó a des vestir.

    -Jaimito: Y ¿después?

    -Loro: La empezó a besar por todo el cuerpo, y cuando se la iba a m t3r.

    -Jaimito: ¿Qué pasó? ¿Qué pasó después?

    -Loro: ¡No sé!, se m paro y me caí de la percha.

    Seguir leyendo →

  • El presidente recorriendo su país

    Van el presidente y el vicepresidente en un avión recorriendo el país.
    Cuando de repente el vicepresidente
    le dice al presidente:
    -Me gustaría tirar 50 pesos para
    hacer feliz a alguna persona.
    -¡Que buena idea! yo tiraría 100 pesos para hacer feliz a dos personas.
    En ese momento el piloto de la avioneta se da vuelta y les dice:
    Y díganme… ¿por qué mejor no se tiran ustedes dos para hacer felices
    a varios millones de personas?

    Seguir leyendo →

  • Entre el cielo y el infierno en ¿cuál de los dos quedará Jaimito?

    Chistes de Jaimito – Entre el cielo y el infierno en ¿cuál de los dos quedará Jaimito?

    Jaimito que ya tenía una cierta edad bastante avanzada murió y fue enviado a la antesala del cielo, al llegar vio un letrero que decía.

    Bienvenido al cielo tiempo de espera 553 años,

    -¿553 años? Se preguntó Jaimito y dijo: eso es mucho tiempo, pero siempre se ha dicho que después de la muerte el tiempo no es igual que en la tierra, probablemente será menos tiempo.

    Y San Pedro que se encontraba allí con él le dice a Jaimito.

    -En eso tiene algo de razón joven, aquí el tiempo pasa diferente a la tierra, aquí es más lento no sé porque la gente cree que todo es más rápido acá arriba.

    Entonces Jaimito ve pasar un niño que se va directo con san pedro, sin el tiempo de espera de 553 años.

    Él niño comienza a cantar:

    Naranja dulce, limón partido, dame un abrazo que yo te pido.

    -San Pedro le dice: bienvenido al cielo hijo mío, pasa.

    Y el niño pasa directo al cielo, sin ningún problema, pero Jaimito molesto le reclama a San Pedro:

    -Ey, ese niño no espero nada de tiempo, y entro directamente, no es justo.

    Y se le aparece un Arcángel y le dice a Jaimito:

    -Lo que pasa es que usted no leyó la letra chiquita del letrero.

    Jaimito comienza a leer:

    -“Todos los niños entran sin espera al cielo, cantando la canción de “Naranja dulce, limón partido” Pues yo no me voy a quedar aquí esperando 553 años para cuando se les ocurra dejarme pasar, yo me voy al infierno.

    -Arcángel: pues suerte con eso, el infierno está lleno y solo queda esperar.

    Jaimito ignoro al Arcángel y se fue directo al infierno, al llegar a este encuentra otro letrero que decía:

    -“Bienvenido al infierno, tiempo de espera 5054 años, ¿5054 años? eso es una locura yo no puedo esperar tanto tiempo en el limbo.

    En eso que estaba Jaimito molesto por tanto tiempo de espera se le aparece el diablo y le dice:

    -Lo siento amigo pero estamos saturados, pero si quieres te puedo conceder un deseo, para que te entretengas un rato en lo que pasa el tiempo.

    -Con que puedo pedir un deseo, ummm ya se de esta manera le ganare al sistema, quiero que me conviertas en un enano.

    Y el diablo le concede el deseo convirtiéndolo en enano:

    -Bueno si eso es lo que quieres concedido.

    En eso el diablo mueve su tridente y Jaimito se convierte en un enano.

    -Jaimito: vaya, vaya si funciono, ahora solo necesito, irme a cortarme el pelo y rasurarme todo el cuerpo, intentare engañar a San Pedro y entrar al cielo como niño, como un bebe.

    El diablo le dice a Jaimito:

    -Puedes usar mi baño, que está al fondo de la derecha, y ya largo de aquí no me hagas perder mi tiempo.

    Jaimito se retiró del infierno, pero antes paso al baño para quitarse todo el pelo del cuerpo, al llegar al cielo paso a un lado del Arcángel y Jaimito paso desapercibido, y se presentó inmediatamente frente a San Pedro y empezó a cantar como un bebe:

    -“Naranja dulce, limón partido dame un abrazo que yo te pido”

    En eso sale San Pedro y le dice:

    “Serás enano, serás lampiño, pero esos hu3.vos no son de niño”  

    Seguir leyendo →

Facebook Comentarios