En el manicomio

– Dios es sordo

– ¿Gordo?

– ¡Sordo!

– Ah, ¿y cómo lo sabes?

– Porque le pedí cordura y me dio gordura…

Facebook Comentarios