Saltar al contenido

Las increibles supergafas

Gilberto, un andaba de viaje en Japón, se compra un par de gafas de última tecnología de punta que permiten ver a la gente sin ropa.

Se las pone y ve pasar a una y a otra.

Todas sin ropa. Estaba encantado.

Se las pone, sin ropa.

Se las quita, vestidas.

Se las pone, sin ropa.

Se las quita, vestidas.

¡Por Dios, qué gafas tan geniales!

Incluso adelanta el viaje de vuelta a casa para enseñarle a su mujer la novedad.

En el avión, se siente enloquecido viendo a las azafatas en pelota picada.

Se las pone, sin ropa.

Se las quita, vestidas.

Se las pone, sin ropa.

Se las quita, vestidas.

Cuando llega a casa, y antes de abrir la puerta, se coloca las supergafas, para ver sin ropa a su mujer Luisa.

Abre la puerta y allí está ella, su querida esposa, con Pedro, su mejor amigo.

En el sofá. ¡Sin ropa!

Se quita las gafas, sin ropa.

Se pone las gafas, sin ropa.

Se las quita… Sin ropa.

Se las vuelve a poner… Sin ropa.

Y no puede evitar un grito desgarrador:

– ¡Maldición! ¡¡¡Nuevas y ya no funcionan! ¡¡¡Chinas tenían que ser!!!!

Facebook Comentarios
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad