Estaban en un manicomio dos locos pintando una pared, uno de ellos estaba en una escalera. De repente un loco le dice al otro loco: ¡Oye, tú! Agárrate fuerte de la brocha porque me llevo la escalera.

Facebook Comentarios