Una monja pidió que escribieran en su lapida: Nací virgen, viví virgen y morí virgen.

Una monja pidió que escribieran en su lapida:

Nací virgen, viví virgen y morí virgen.

El marmolista pensó que eran demasiadas palabras y escribió:

“Devuelta sin usar”

Facebook Comentarios
Compartir