Un hombre de safari por la selva se encuentra con un león hambriento


Chistes geniales de animales

Un hombre de safari por la selva se encuentra con un león hambriento.

Nervioso se pone de rodillas y reza:

-Por favor señor, haz que este león se transforme en un buen cristiano!

En esto, el león se sienta a su lado y dice:

-Bendice Señor este alimento…


Entran dos pollitos a un bar, ya estando en la barra medio borrachos le dice uno al otro:

¿Pio?

Y el otro le contesta:

Tu píe lo que quieras que yo pago.


Había una vez dos murciélagos que estaban hambrientos por sangre, tenían mucho tiempo sin comer. De repente llega otro murciélago con la boca bañada en sangre, y los otros murciélagos se quedan asombrados y le preguntan:

-¿Oye, dónde conseguiste tanta sangre?

Y el murciélago le responde:

-¿Ven esa pared que está allá?

Y los murciélagos responden:

-¡Sí!

-Bueno, pues yo no la vi.


Iba Tarzán por la selva cuando se encuentra a un ratoncito.

Le dice Tarzán:

-Tan pequeño y con bigote.

Le responde el ratón:

-Y tú, tan grande y con pañales, sinvergüenza.


Un elefante enorme aplasta con su pezuña un hormiguero y las hormigas enfurecidas se lanzan a él, pero él se sacude y se caen todas al suelo menos una que se queda colgando del cuello del elefante y las otras que habían caído le gritan:

-¡Ahórcalo, ahórcalo!


Estaban dos animales paseando y le dice uno al otro:

-¿Y tú qué eres?

-Pues yo soy un osito, ¿y tú?

-Pues yo un tigrito!

-Si no quieres no me lo digas, pero no me grites!


Un caracol ha sido atropellado por una tortuga. El caracol se despierta en un hospital de caracoles y su mujer le pregunta:

-Cariño ¿Pero qué ha ocurrido?

-No lo sé, fue todo tan rápido…

Facebook Comentarios