Largos – La muerte de un loro

Pepito llama a su papá que viajaba a las 3 de la madrugada:

– Papá, se murió tu loro.

– ¡¿Qué?! ¿!Se murió mi loro?!

– Sí

– Y, ¿de qué murió?

– Comiendo carne podrida de uno de tus caballos muertos.

– ¡¿Qué?! ¿Que mis caballos también están muertos?

– Sí, se cansaron de cargar agua.

– Pero, Pepito ¿por qué cargaban agua los caballitos?

– Ah, para apagar un incendio.

– ¿Incendio? ¡¿Qué  incendio?!

– El que se originó por culpa de una vela.

– ¿Velas? Pero ¿si tenemos un montón de luces en la casa?

– Si, pero era por el entierro de la abuela.

– ¿¿!!La abuela muerta!!?? ¡¡Pero si ella estaba perfectamente!!

– Sí, pero vino de visita de madrugada, creí que era un ladrón y le disparé.

– Pero…. pero…. pero…..

– Jajaja, papá, como te pones por un simple loro, ¿no?

Facebook Comentarios