La táctica del gato para atrapar ratones

Un gato maullaba y ningún ratón se dejaba atrapar.

Entonces el gato cambió de táctica y empezó a ladrar y los ratones iban saliendo de sus escondites. El gato atrapó a un ratoncito y éste le dijo:

– ¡Eres un tramposo! Si eres un gato, ¿por qué ladras?

El gato, muy serio, le respondió:

– Mijo, es que hoy en día el que no sepa dos idiomas, se muere de hambre…

Facebook Comentarios