Una pareja se disfraza para asistir a una fiesta.

A última hora una migraña indispone a la mujer, por lo que se va el sólo.

Más tarde se le pasa el dolor de cabeza, a la mujer, y decide ir a la fiesta y de paso controlar cómo se divierte su marido.

Observa que se liga a toda moza que encuentra, incluida ella.

Ella finge no conocerle y se pasan una noche de película.

A la mañana siguiente ella le pregunta con cierta ironía:

–  ¿Qué tal la fiesta de ayer?

–  Pues mira, la verdad, sabes que sin ti no me lo paso bien y he estado toda la noche jugando a las cartas con los amigos…

Pero el que me han dicho que se lo pasó de terror fue Pedro, como yo no fui, le presté mi disfraz.

Facebook Comentarios