Cuando llegamos a edad avanzada ya nos somos los mismos

Cuando llegamos a cierta edad, somos como el cóndor.

Con dolor aquí, con dolor allá, con dolor por todos lados.

Facebook Comentarios