Saltar al contenido

Cuando llegamos a edad avanzada ya nos somos los mismos

Cuando llegamos a cierta edad, somos como el cóndor.

Con dolor aquí, con dolor allá, con dolor por todos lados.

Facebook Comentarios
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad