Chiste de Jaimito – Enfermedad contagiosa.

Chistes Geniales.

Estaba Jaimito trabajando de doctor en su consultorio cuando de repente recibe una llamada:

– Hola, hola carambola.

– Hola doctor, doctor me tiene que ayudar.

– Tranquilícese señor primero que nada quien habla.

– Soy yo Marco doctor.

– Tranquilo amigo no es necesario volver a marcar ya estamos hablando.

– No que mi nombre es Marco estuve con usted la semana pasada.

– Este, Marco? La verdad no tengo idea de quién seas.

– Cómo no va a saber quién soy yo sí me la paso en su consultorio todas las semanas, me atiende a mí y a mi esposa, cada año le mandó regalo de Navidad y cumpleaños.

– Este, ¿Marco? mm lo siento no, no tengo idea.

– Mi esposa es la mujer de los pechos grandes.

– ¡Ahhh si! Marco Marquito ¿cómo éstas? ¿cómo está la familia? ¿en qué puedo ayudar?

– Mi hijo tiene la fiebre escarlata.

– Así es lo sé estuve en su casa ayer tratándolo, lo único que tiene que hacer es mantenerlo alejado de cualquier miembro de la familia y…

– Usted no está entendiendo nada, ayer salimos de la casa por un momento y mi hijo se acercó a la sirvienta y la beso o sea que también la contagio.

– Demonios, eso sí es desafortunado tendremos que aislarla a ella también del resto de la familia.

– Pero doctor hay otra cosa que usted no sabe después de que mi hijo beso a la sirvienta mi esposa salió a atender unos asuntos personales y me quedé solo con la criada y así que yo también la besé por lo que yo también estoy contagiado.

– Demonios esto se está complicando mucho eso quiere decir que si usted está contagiado usted también debe de estar aislado de todos.

– Así es doctor, y hay algo más que debe de saber después de que mi hijo beso a la sirvienta y yo la besé a ella llegó mi esposa y me beso a mi….

– Maldita sea ahora seguramente yo también estoy infectado! 

Facebook Comentarios
Compartir