Cariño ¿recuerdas cuando eramos jóvenes?

Una pareja mayor estaba acostada en la cama una noche.

El marido se estaba quedando dormido, pero la esposa estaba de un humor romántico y quería hablar.

Ella dijo: “Solías tomar mi mano cuando estábamos cortejando”.

Cansado, se estiró, sostuvo su mano por un segundo y trató de volver a dormir.

Unos momentos después, ella dijo: “Entonces solías besarme”.

Ligeramente irritado, se estiró, le dio un beso en la mejilla y se acomodó para dormir.

Treinta segundos más tarde, ella dijo: “Entonces solías morderme el cuello”.

Enojado, tiró la ropa de cama y se levantó de la cama.

“¿A dónde vas?” ella preguntó.

“¡A por mi dentadura!”

Facebook Comentarios
Compartir