Adolescente embarazada.

Una adolescente va a conversar con su mamá y le dice que desde hace un par de meses no tiene el período.

Preocupadisima, la mamá compra en la farmacia un kit del embarazo y el resultado  es que la señorita está encinta.

Gritos, lamentos, lágrimas; quién ha sido el cerdo; venga, quiero saberlo; ahora se lo dices a tu padre, etc., etc. La chica, una vez a solas toma el teléfono y hace una llamada.

Media hora después se detiene ante la casa un Ferrari, del que sale un tipo maduro y distinguido, de pelo entrecano, vestido elegantemente.

Toma asiento en el salón ante el padre, la madre y la hija, y dice:

– Buenos días, su hija me ha informado del problema.

Sin embargo yo no puedo casarme con ella porque tengo otra situación familiar, aunque me haré cargo.

Si nace una niña le puedo legar 3 tiendas, 2 apartamentos, una villa en el mar y una cuenta de 500.000 dólares.

Si nace niño el legado es un par de fábricas, además de los 500.000 dólares.

Y si son gemelos,una fábrica y 250.000 dólares por cabeza.

Pero si se perdiera…

En este punto el padre, que había permanecido callado todo el tiempo, se levanta, le apoya una mano en el hombro y le dice:

– … -¡Pues te la tiras otra vez a mi hija!.

Facebook Comentarios
Compartir